MAKOKO FLOATING SCHOOL (Lagos, Nigeria)

chat application with android

https://electricbluewaves.com/21-cat/casino_5.html Por Ideópolis

palms hotel las vegas Makoko Floating School” es una escuela flotante autosustentable, construida con materiales locales y reciclados, en un asentamiento de pescadores de extrema pobreza en la periferia de Lagos en Nigeria.

6 card poker El proyecto fue recientemente desarrollado por Kunlé Adeyemi,  arquitecto del  estudio NLÉ con sede en Holanda y Nigeria, con el objeto de mejorar las condiciones de habitabilidad del poblado de Makoko en Lagos, uno de los símbolos más dramáticos de la pobreza urbana de Nigeria y que aun al día de hoy carece de todo tipo servicios básicos, entre ellos agua potable, electricidad y alcantarillado.

El deseo de construir la escuela partió luego de que Kunlé visitara por curiosidad la comunidad, donde a pesar de los escasos ingresos que tienen los jefes de familia, nunca han dejado de desarrollar el lugar.

Estaba muy choqueado de que habían desarrollado un asentamiento urbano tan grande sobre el agua, completamente auto sostenible en un sentido sociocultural, pero al mismo tiempo muy inspirado por la forma en que ellos viven, la forma en que ellos han creado una gran urbanización con casi nada”, dice.

image

Además de ser el principal autor de la idea, Kunlé Adeyemi se ha convertido en el principal promotor de la iniciativa, la que ya es referida por algunos seguidores como la Venecia de África. Tal como se puede ver en su página, la escuela es solo el comienzo de un ambicioso proyecto  llamado “Lagos Water communities Project, que busca replicar este modelo para la construcción de viviendas  e infraestructura local como una opción para mejorar las condiciones de vida de los habitantes de Makoko y de otras poblaciones africanas en similares condiciones. 

“Me di cuenta que este no era solo un problema a solucionar para la comunidad flotante de Makoko, era en realidad un problema de Lagos y de muchas ciudades costeras de áfrica y del resto del mundo” dice.

Para montar el edificio, el equipo opto por un modelo de construcción participativo, en el entendido de que el proyecto se podría transformar en una medio para la consolidación del tejido urbano comunitario y que su ejecución podía ser una buena oportunidad para generar nuevas fuentes laborales y fortalecer las relaciones y el sentido de pertenencia de la gente.

El edificio tiene un total de 220m2 construidos, con una planta de 10×10 metros de sección y 10 metros de altura en los que se distribuyen sus tres niveles. El primero es un espacio abierto que es utilizado como patio de recreo para los estudiantes y que albergará a futuro un área verde con una huerta. El segundo nivel es la zona de clases y cuenta con cuatro salas equipadas y capacitadas para recibir un total de 100 alumnos. En el tercer nivel se remato con 2 zonas de trabajos complementarios que a su vez sirven como espacio de ventilación del resto del edificio, dadas las altas temperaturas de la región.

image

Para poder dotarlo de su flotabilidad característica, la plataforma del primer nivel se encuentra compuesta por un total de 256 barriles de plástico reciclado, los que fueron dispuestos abarcando el total de la planta, que en conjunto con la estructura tipo A, le otorgan la estabilidad necesaria para enfrentar la fuerza de los vientos costeros. Además de esto, el proyecto cuenta con paneles solares para la producción de energía eléctrica y un sistema de recolección de aguas lluvia utilizado para los inodoros de compostaje que buscan suplir la falta de alcantarillado.

La escuela fue inaugurada recién en febrero del presente año y en el corto plazo ya se ha convertido en el principal centro de actividades de la comunidad y en un símbolo de esperanza para la supervivencia de este poblado, él que ha visto amenazada su existencia debido a la fuerte presión inmobiliaria y el intereses del propio gobierno local, que les ha declarado ilegales. La instalación de la escuela se ha transformado en un modelo para la mejora de las condiciones de habitabilidad del barrio y  en una opción contra el desalojo del poblado pesquero, el que se quedaría sin su única fuente de recursos.

El proyecto, que un inicio fue autofinanciado por el propio arquitecto NLÉ, más tarde recibió fondos de investigación de la Fundación Heinrich Böll Stiftung y del Ministerio de Medio Ambiente de África del Programa de Adaptación del PNUD / Federal (AAP).

image

En el siguiente link se puede ver una interesante entrevista a Kunlé Adeyemi: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=cSnQfeIYMWI

Fuentes: http://www.nleworks.com/

               http://www.architektur-wasser.de/

               http://www.experimenta.es/

               http://dreamcitieskenya.wordpress.com/

 Fotografías: Iwan Baan, NL